¿Sabías que el 80% de las ofertas de trabajo no están publicadas en ninguna plataforma de empleo? Esto quiere decir que muchas empresas optan por “sus propias fuentes de reclutamiento, intermediarios, o referencias de personas de su confianza”, según indica un estudio de Adecco.

De hecho, la mitad de ese mercado oculto se cubre gracias a las relaciones de networking o candidaturas espontáneas que puedan surgir. Y esto es una buena noticia porque desde hace casi 20 años tenemos a disposición de manera gratuita una herramienta que nos ayuda a colarnos entre esos puestos de trabajo ocultos: LinkedIn.

En este artículo te damos algunos consejos y herramientas para explotar esta red de trabajo, aprender a diferenciarte y encontrar empleo.

Marca personal

LinkedIn es como Instagram pero para el trabajo. Si quieres atención de los demás debes aportar valor. La atención y buenas relaciones no se generan dando 3 likes y compartiendo algo de vez en cuando. Si estás en esta red social, quieres destacar y encontrar no solo empleo, sino colaboraciones o contactos que puedan nutrirte profesionalmente tienes que empezar a crear tu marca personal.

La marca personal la formas a través de las comunicaciones o acciones que desarrollas tanto en lo online como en lo offline. Al igual que las marcas trabajan su posicionamiento intentando diferenciarse para que las compremos frente a otras, lo mismo pasa contigo como individuo.

Aquí puedes acceder a un artículo y guía para desarrollar tu propia marca personal

Creo que no hace falta ni decir que en tu foto de perfil aparezcas decente. No vale esa foto de la pasada Nochevieja con una copa en la mano, ni fotos pixeladas, ni fotos posando en tus vacaciones, etc. En este artículo te damos consejos para tener un perfil decente y acciones básicas: configurar la URL, recomendaciones de otros usuarios, aptitudes, cómo escribir un extracto, entre otros.

Posiciónate

Pregúntate con qué palabras te buscaría en LinkedIn un reclutador, e incluso prueba a hacer unas búsquedas para ver qué perfiles son tu competencia. Si no tienes identificado cuál es tu puesto, haz una búsqueda en Google para conocerlo. Las palabras clave definirán tu área de especialización o a qué te dedicas. Una vez tengas las palabras deberás introducirlas dentro de tu perfil, en tu currículum en los contenidos que publicas.

Aquí tienes un vídeo donde LinkedIn explica cómo posicionarse

Cómo tener notoriedad en LinkedIn

INTERACTUAR aportando valor. Este verbo es el que te tiene que venir a la cabeza cada vez que abras LinkedIn. Estas son las acciones que deberías hacer para optimizar tu perfil:

  • Añadir contactos de tu sector: no tengas miedo a agregar a reclutadores o perfiles similares al tuyo, a través de estos contactos puedes enterarte de ofertas que no están publicadas. Utiliza siempre invitaciones personalizadas, a nadie le gusta ser uno más. Por cierto, evita agregar contactos que no sean de tu interés. Si quieres hacer una limpia de contactos en LinkedIn aquí tienes un truco.
  • Publica tres veces a la semana: aunque LinkedIn tenga su propia red de blogging donde podrás escribir artículos en mayor profundidad, no es necesario que la utilices. Un buen contenido, aunque sea breve, en tu feed (pantalla principal) es suficiente para crear un impacto en tu red de contactos.
  • Aporta valor:
    • En tus contenidos (posts y artículos que escribas): antes de publicar cualquier tipo de contenido en tu red piensa en estas tres preguntas: ¿A quién queremos llegar? ¿Qué necesidad o valor aporta mi contenido? ¿Es relevante publicarlo? Si no las sabes resolver, mejor no publiques.
    • Cuando compartas y comentes contenidos de otros: si comentas, que sean comentarios constructivos. Comentar con un simple icono, un “Felicidades por tu nuevo puesto” o frases impersonales del estilo, no dice mucho de ti como marca. Cúrratelo un poco y deja huella en cada publicación. En este apartado de LinkedIn podrás buscar por temática e interactuar en estas publicaciones.
  • Categoriza los contenidos que publicas: los hashtags (#) se han creado para algo, y es hora de que los utilices. Después de escribir tu publicación categorízala con una, dos o tres palabras (no más). Por ejemplo, este artículo nosotros lo categorizaríamos así #TrabajoenLinkedIn #LinkedIn #Empleo
  • Únete a grupos de tu interés: estos consiguen generar una potente red de networking entre los miembros donde se suelen compartir, no solo ofertas de empleo, sino que también noticias o herramientas enfocadas en tu sector.
  • Crea tus propios canales: puede que sea el momento de abrir ese blog personal que siempre has querido ahora que tienes tu marca personal clara; o que abras un grupo de WhatsApp o Telegram para compartir noticias, empleo y herramientas para el público al que quieras llega; o crear presentaciones de contenidos útiles para tu audiencia. Hay multitud de cosas que puedes hacer.

Planifícate

Y la gran pregunta es: ¿cómo y cuándo hago todas estas acciones?

Dedica 20 minutos al día para LinkedIn y créate tu propia rutina para dedicar tiempo a todas las acciones anteriores. En el caso de las publicaciones, nuestro consejo es que un día a la semana dediques el tiempo que necesites para buscar, pensar y crear un post de calidad que puedas ir publicando a lo largo de la semana.

No te vamos engañar. Posicionarte en LinkedIn para atraer a usuarios potenciales para ti, como cazadores de talento o buenos contactos de tu sector, tiene horas de dedicación y constancia. No te prometemos que haciendo esto encuentres 100% trabajo, pero son muchas las personas que a través de esta red, sin acceder a ofertas de empleo del portal, lo consiguen.

Comprueba aquí tu posicionamiento y nota en LinkedIn