Si cobrase 100 euros más llegaría con menos problemas a fin de mes… Por la letra del coche que si no, lograría ahorrar… Si te sientes identificado, o ya has comprobado que un aumento de sueldo no es la clave para vivir desahogado, aquí te damos las claves para que alcances la máxima libertad financiera, es decir, incrementes el tiempo que podrías vivir igual que ahora sin disponer de un sueldo. Y te preguntarás: ¿es eso posible con mi sueldo de mileurista? La respuesta es . Todos podemos mejorar nuestra libertad financiera en mayor o menor grado y ganar así en calidad de vida, tranquilidad, y recursos. Aquí te damos las claves para alcanzarla.

¿Cómo puedo aumentar mi libertad financiera?

Lo primero que debes saber es que tener libertad financiera no es sinónimo de tener mucho dinero en la cuenta bancaria. Se trata, en realidad, de saber cómo gestionarlo de manera correcta, independientemente de tus ingresos.

Las claves para alcanzar la libertad financiera son tres: ajustar gastos, ahorrar, y añadir vías de ingresos.

1. Comienza por ajustar tus gastos

Partamos de la base de que vivimos en un mundo en el que no nos enseñan qué hacer con el dinero cuando llega a nosotros, si no simplemente, a cómo gastarlo. Es vital aprender a administrar tu dinero.

Haz un listado de los gastos fijos que tienes cada mes y pregúntate: ¿realmente necesito ese seguro con tanta cobertura en mi coche?, ¿por qué no probar con marcas blancas en algún producto? ¿Y si en vez de comer sushi dos veces a la semana, lo reduzco a una? ¿hay un proveedor de electricidad más barato?

No se trata de encontrar un gran gasto que eliminar, sino de reducir un poco muchos gastos. Te proponemos lo siguiente: realiza el ejercicio una vez al año y de lo que descubras que puedes ahorrar, destina la mitad a un capricho. Y el resto, ahórralo mes a mes.

Haz la prueba. Verás que, con pequeñas reducciones en tus gastos, tu libertad financiera crecerá.

2. Súmate al ahorro

Como dijo Warren Buffett: “No ahorres lo que te queda después de gastar. Gasta lo que te queda después de ahorrar”.

Existen diferentes técnicas que son de gran ayuda para que el ahorro deje de ser una utopía. Una de ellas consiste en el pre-ahorro, que se basa en separar un % de nuestros ingresos justo cuando llegan a tu cuenta bancaria. En otras palabras, no es más que ahorrar antes de empezar a gastar.

Por ejemplo: si ganas 1.000€ y cada mes pre-ahorras el 20% de tu sueldo, en 3 meses tendrás 600€ para realizar ese viaje que tanto ansías sin preocupaciones; y en 5 meses, ¡incluso la posibilidad de vivir un mes sin necesidad de cobrar tu nómina!

Eso sí, te recomendamos que, para evitar tentaciones, guardes el dinero ahorrado en una cuenta aparte y no en la que usas diariamente. Puedes encontrar la cuenta de ahorro que más se ajuste a tus necesidades en rastreadores como este.

3. Haz que tus ahorros trabajen para ti

El tercer pilar para incrementar tu libertad financiera se basa en generar ingresos adicionales. Una forma consiste en destinar una parte de esos ahorros a hacerlos crecer, o lo que es lo mismo, invertirlos.

Pero ojo, cuenta con un asesor de confianza para que te aconseje, y vigila los plazos y riesgos de la inversión.

Otras formas de invertir: anímate a hacer ese curso que te ayude a mejorar profesionalmente y optar a un ascenso, o aprovecha para pre-pagar tu hipoteca u otros préstamos y ahorrar así en intereses, vende cosas que te sobren en webs especializadas o convierte en dinero tus habilidades u hobbies. De estas maneras, ¡tus ahorros regresarán a ti multiplicados!

¿Te animas a comenzar una vida con libertad financiera? Cuéntanos tu experiencia y tus trucos de ahorro escribiendo a [email protected]