Lo primero de todo, he decirte que no soy un profesional de las finanzas. Solo te voy a contar mi experiencia y, probablemente, profesionales del sector te den consejos diferentes. Aunque sepa menos que ellos y pueda equivocarme, lo bueno es que no tengo conflicto de interés porque mi único interés eres tú.

¿A qué viene esto? A que las decisiones sobre el dinero las toma cada uno y nadie debería tomarlas por consejo de otro si no las entiende. Como decía un famoso banquero español “Si no lo entiendes, no lo compres”.

Un poco de contexto

Supongamos que tengo entre 10.000€ y 20.000€ ahorrados, y que es dinero que no necesitaré en los próximos diez años. Esto es importante. El dinero trabaja para ti en el largo plazo, por lo que requiere constancia y disciplina. Esto es importante porque si voy a necesitar el dinero puede verme obligado a vender en mal momento.

Supongamos un ejemplo: el índice de la bolsa española, IBEX35, rozaba un valor de 10.000 puntos a finales de febrero de 2020, cayó hasta casi 6.000 puntos en marzo y en junio sigue por debajo de los 8.000 puntos. Por lo tanto, de los 10.000 euros en febrero, convertidos en 6.000€ en marzo… solo han recuperado hasta 7.400€. Es decir, que si necesitabas el dinero en este periodo podías haber perdido hasta 4.000€.

El dinero trabaja para ti en el largo plazo, por lo que requiere constancia y disciplina.

La mejor estrategia para hacer que tu dinero trabaje para ti es organizarte en tres cuentas distintas:

  • Cuenta del día a día: en la que ingresas tu salario y en la que cargas tus gastos y tarjetas.
  • Cuenta para la tormenta: deberías guardar el equivalente a entre 3 y 6 meses de tus gastos mensuales en un cuenta separada. Este dinero debe darte tranquilidad por si en una crisis pierdes tu trabajo y tardas unos meses en cobrar la prestación, o por si no tienes derecho a ella y necesitas ese colchón hasta que encuentres trabajo, sin necesidad de recurrir al dinero invertido.
  • Cuenta para inversiones (ahorro a largo plazo): desde la que inviertes periódicamente para poner el dinero a trabajar. Por ejemplo, supongamos que tienes quince mil euros en esta cuenta para el ahorro a largo plazo.

Este esquema es el que más favorece no hacer uso del dinero que está apartado para un propósito, y te ayuda a no caer en la tentación de darte un capricho con el dinero de “reserva” o “de inversión”, pero debes negociar las condiciones de las cuentas con tu banco, ya que algunos bancos tienen comisiones muy grandes sobre el mantenimiento de cuentas.

Alternativas para mi dinero

Puedo hacer distintas cosas con mi dinero ahorrado y separado ya en otra cuenta. A continuación, te comento unas cuantas teniendo en cuenta la fecha actual: junio de 2020 y con el ejemplo de España, ya que en otros países habrá que mirar algunas especificidades locales. Ojo porque las circunstancias pueden cambiar. Vayamos de menos a más riesgo:

¿Puedo dejarlo en la cuenta corriente del banco?

En algunos países generará algún tipo de interés. Quiere decir que me irán pagando algo por el dinero que tenga en la cuenta, aunque probablemente más si es en una cuenta de ahorro. Fíjate bien en que tu dinero esté bien remunerado para lo que es el país.

En España ahora mismo el dinero en cuenta no se remunera. Está a salvo (al menos hasta cien mil euros) pero no trabaja para ti, es más, pierdes como valor la inflación de cada año. Doce mil euros de hoy solo podrán comprar por valor de 9.800€ en diez años (con una inflación del 2% anual). Dinero seguro pero decreciente valor para comprar.

¿Quiere decir esto que no tenga dinero en cuenta de mis ahorros? No. Tengo aproximadamente el 30% de mis ahorros de largo plazo en cuenta de ahorro no remunerada o parecido. ¿Por qué? Primero por si acaso me he equivocado y necesito dinero con urgencia. Segundo para comprar periódicamente si los mercados bajan. Típicamente por cada 100€ que periódicamente paso de mis ingresos a mi cuenta de ahorro, 30 se quedan y 70 van a seguir comprando, suba o baje el mercado.

¿Puedo comprar bonos o algo parecido?

Esto quiere decir que le “prestas” dinero a esa empresa. Puedes comprar deuda pública o de corporaciones. Hoy por hoy te pagarán al año algo por debajo de la inflación. Tu poder adquisitivo se reducirá menos que con el dinero en la cuenta, pero probablemente, excepto en bonos de muchos riesgo, sigas perdiendo poder adquisitivo.

Supongamos que compras un bono de 12.000€ al 1,5% de interés. Ojo con a qué precio lo compras. El precio de los bonos fluctúa igual que el de las acciones pero en un rango menor. Asumamos que lo compras a la par. Cada año el bono te pagará 180€ menos los impuestos. Para estas cantidades no aplican impuestos, están exentos en España a día de hoy, pero para cantidades mayores puede haber un impuesto de hasta el 27% (como pasa ahora en España). Si te gastas los 180€, habrás podido gastar un poco más, pero al final de los 10 años tendrás los mismos 9.800€ en poder adquisitivo que tenías si lo hubieras guardado en cuenta corriente. Eso sí, habrás podido gastar 1.800€ más por el camino. Casi seguro que no vas a reinvertir los 180€ porque los costes de transacción (lo que te cobra el banco por una operación) son proporcionalmente muy altos para estas cantidades). Yo, por ejemplo, no tengo bonos en mi cartera de inversión.

¿Puedo comprar un fondo de bonos?

En un fondo de bonos el gestor del fondo elige los bonos en los que se invierte y tu tienes una pequeña participación en ellos. Tienes la ventaja de que un experto elige los bonos y la desventaja de que cobra algo por ello. Aunque solo cobre el 0,5%, eso se resta a la rentabilidad de los bonos. Además, el valor del fondo fluctúa con el precio de los bonos y a diez años vista lo más probable es que los bonos paguen más interés, porque ahora los intereses están históricamente bajos en Europa, y por tanto el valor de los bonos del fondo decrece. No me parece recomendable en el entorno actual. He tenido fondos de bonos en mi cartera de inversión y la experiencia ha sido desagradable…

¿Acciones?

Bueno, hay muchas formas de comprar acciones y da para un libro analizarlas todas. Os recomiendo el canal divulgativo de Youtube “Invertir en Chanclas” si os interesa este tema.

Primero, dos consideraciones importantes: nadie sabe que va a pasar en el mercado de acciones en los próximos meses o años, pero la realidad es que a 10 años vista el mercado (casi) siempre ha subido. ¿Todos los mercados y todas las acciones? No, no todos los mercados: por ejemplo el Ibex (índice español de empresas de mayor capitalización) ha perdido en promedio un 3% al año en los últimos diez años. Quiere decir que tus 12.000€ invertidos en el Ibex hace diez años se habrían convertido en 9.300€. Si le sumo el efecto de la inflación, que ha sido el 1% promedio en los últimos diez años en España, se queda en 8.400€ de poder adquisitivo, 3.600€ menos, un 30% menos que tus 12.000€ iniciales.

Así que sí, incluso a largo plazo hay riesgo. Y en este periodo hay acciones de empresas muy recomendadas por expertos que han perdido más del 50% de su valor. Así que ojo con las recomendaciones (también con las mías). Pero en estos últimos diez años, también ha habido buenos resultados: el índice alemán (DAX) hubiera convertido tus 12.000€ en 21.700€ (19.600 ajustados por inflación) y el Nasdaq americano (índice principalmente de empresas tecnológicas) hubiera convertido tus 12.000€ en más de 55.000€ (y además la apreciación del dólar hubiera evitado el efecto de la inflación, pero ojo, también podría haberte costado dinero). Tanto a tu inversión en el DAX como a la del NASDAQ tendrás que restarle el impuesto sobre las ganancias si lo vendes, que puede ser de hasta un 27% para estas cantidades (España, hoy).

A continuación, te presento una tabla para entender en qué tipo de acciones (o vehículos) invertir:

VEHÍCULO CARACTERÍSTICAS OBSERVACIONES
Acciones sueltas

1. Acciones de compañías individuales

2. Sujetas a las expectativas sobre esa compañía en concreto

3. Improbable que elijas las mejores, lo que sepas de ellas ya estará metido en el precio por otros que se te han adelantado

No recomendado, diría que máximo 10% de tu ahorro en acciones sueltas
Fondos de acciones

1. Gestionados por un experto, el experto elige las acciones y cobra por ello

2. Prácticamente ningún fondo bate a su índice referencia en el largo plazo (sobre todo por los costes del gestor, que por cierto gana su comisión suba o baje el valor)

No recomendado en una cartera pequeña.

En España es útil porque no tributa la ganancia si traspasas el dinero a otro fondo, solo si vendes

ETFs

1. Son como fondos, pero pasivos. No se gestionan las acciones eligiéndolas, sino que se replica un índice.

2. Tiene costes de gestión pero más bajos que un fondo

Para invertir a largo plazo.

Ojo porque hay ETFs sectoriales que si seleccionan acciones.

Por tanto, en una cartera a largo plazo creo que la mejor forma de invertir en acciones es a través de un ETF. Un ETF tiene otra ventaja sobre un fondo: como no tiene ventaja fiscal por traspasarlo, nos pensaremos más si venderlo en un momento de pánico.

Ahora bien, ¿cuál de todos? ¿Qué índice replicamos?

ÍNDICE RENTABILIDAD (últimos 10 años promedio anual) 12.ooo se hubieran transformado en.. observaciones

Ibex (España)

-1,5%

9.327€

Es un mercado muy pequeño, evitar

DAX (Alemania)

+7,3%

21.747€

Típicamente es locomotora europea

Eurostoxx (Zona Euro)

+2,5%

13.983€

Refleja al conjunto de países euro

Nasdaq (USA techno)

+17%

54.636€

Ha sido locomotora de crecimiento por albergar las principales empresas de tecnología

Dow Jones (USA industrial)

+9,4%

27.975€

Beneficiado por la buena marcha económica de USA.

Y ¿todo esto qué quiere decir?

Sin que esto sea una recomendación, para invertir a diez años vista consideraría las siguientes alternativas:

ALTERNATIVA 1: MÁS AGRESIVA ALTERNATIVA 2: MENOS AGRESIVA
  • 3.000€ en cuenta de ahorro
  • 6.000€ en ETF DAX, si vives en Europa-euro, porque es tu moneda de referencia y es la principal bolsa en euros.
  • 6.000€ en ETF Nasdaq, si crees que las empresas tecnológicas van a seguir incrementando su presencia y valor y que Estados Unidos seguirá siendo fuerte.
  • 3.000€ en cuenta de ahorro
  • 3.000€ en ETF DAX
  • 3.000€ en ETF Eurostoxx si crees que hay países europeos que lo harán mejor que Alemania en los próximos diez años
  • 3.000€ en ETF Nasdaq
  • 3.000€ en ETF Dow Jones si crees que sectores más tradicionales lo van a hacer mejor que el sector tecnológico.

Atención la inversión en ETFs NASDAQ y Dow Jones es en dólares, por lo que al riesgo de mercado de las acciones se suma el riesgo de cambio euro-dólar.

En la alternativa 1, tus 15.000€ hubieran producido 38.000€ en total, 23.000€ de beneficio antes de impuestos o 2.300€ al año en los últimos diez años.

En la alternativa 2, tus 15.000€ hubieran producido 29.000€ en total, 14.000€ de beneficios o 1.400€ al año de beneficio.

Eso sí, por el camino hubieras podido estar perdiendo dinero en algún momento.

Y, una vez más, ojo, los resultados pasados no significan resultados futuros, este artículo es una descripción y opinión y no una recomendación y cada uno es responsable de informarse y de sus propias inversiones.

¿Cómo hacerlo?

En ningún caso compraría de golpe los ETF.

En primer lugar miraría cuánto me cobra mi banco por comprar un ETF. Una vez más, hay bancos que cobran comisiones muy altas y otros muy reducidas. Busca un banco solvente con comisiones muy reducidas. Cuidado con las nuevas plataformas, si desaparecen puedes no tener a quien reclamar tu dinero.

En segundo lugar establecería un plan: con los 15.000€ en la cuenta iría comprando ETF por valor de 1.000€-2.000€ cada mes, suban o bajen las bolsas, hasta llegar a los 12.000€ invertidos.

A partir de ahí, iría pasando el ahorro que consiga de la cuenta 1 (la que era para gastos) a la cuenta 3, la que es para ahorro a largo plazo. Cuando el dinero en la cuenta de ahorro a largo plazo supere en 1.000€ el 30% del conjunto ETFs+ dinero en cuenta, compraría otros mil euros de ETF. El objetivo es mantener ese 30% pero no más.

Ese 30% debe servir para dos cosas: darte tranquilidad (adicional a la de la cuenta de la tormenta) y, si hay una caída brusca muy grande de las bolsas, comprar más ETF. Por ejemplo, si hay una caída del 20% probablemente sea una buena oportunidad para comprar más. Así vas rellenando la cuenta y manteniendo el equilibrio 30% liquidez, 70% invertido en tus acciones.

Y así es como tu dinero trabaja para ti, lentamente al principio, más acelerado a partir del cuarto o quinto año. Paciencia, constancia y sangre fría son elementos principales de esta estrategia que ha sido la buena durante los últimos decenios.