Trabajar es un derecho constitucional, que no puede serle negado a ninguna persona “por razón de discapacidad, siempre que se hallasen en condiciones de aptitud para desempeñar el trabajo o empleo de que se trate” (Art. 4. Real Decreto Legislativo 2/2015). En otras palabras, tienes el derecho a formar parte del mundo laboral ¡y poner tus capacidades, competencias y habilidades al servicio de todos!

Por supuesto, a la hora de tener en cuenta una discapacidad es necesario diferenciar entre distintos tipos de diversidad funcional. Sin embargo, nuestros consejos para buscar empleo se pueden aplicar a todo tipo de personas con diversidad. En el caso de las personas con discapacidad intelectual, existen guías como la de la Fundación Adecco que pueden facilitar la comprensión del mundo laboral, de cómo realizar un CV, etc.

Certifica tu discapacidad

Consejo nº1 - Acredítate. Lo más importante de todo el proceso es acreditar tu discapacidad de manera oficial.

Se trata de un proceso en general largo que puede durar más de un año. Por eso es importante que comiences el proceso cuanto antes.

Consejo nº2 - Recopila datos. Si tienes diversidad intelectual, es muy útil contar con informes de tu psiquiatra y/o psicólogo para poder demostrar tu recorrido. Además, puedes contar con la ayuda inestimable de un asistente social, que agilice el proceso en tu nombre.

Consejo nº3 - Infórmate. Es importante apuntar que los certificados de discapacidad pueden ser temporales o fijos. Es decir, los certificados temporales han de renovarse cada cierto tiempo ya que algunos tipos de trastornos considerados discapacitantes, como la depresión, pueden ir mejorando con el tiempo.

Además, actualmente para obtener beneficios por discapacidad es necesario que se te reconozca una minusvalía igual o superior al 33%.

Búsqueda de trabajo

Una vez que hayas certificado tu grado de discapacidad, tienes dos caminos para buscar empleo: la búsqueda activa donde tú mismo solicitas puestos de trabajo o contactas con empresas; o la búsqueda pasiva, donde te registras en una bolsa de empleo para personas con diversidad funcional y las empresas se pondrán en contacto contigo cuando les sea necesario incorporar a alguien con tus características laborales y tu grado de discapacidad.

Utiliza los dos caminos anteriores para buscar empleo, ya que incrementa tus posibilidades de encontrarlo.

Búsqueda activa

Dentro de la búsqueda de empleo activa, puedes optar por buscar ofertas relacionadas con tus competencias o buscar ofertas específicas para personas con discapacidad -independientemente de tus competencias-.

Consejo nº4 - solicita empleos generales. Puedes utilizar plataformas como Indeed, Infojobs o Adecco para buscar empleos que encajen con tu perfil profesional, sobre todo si tu discapacidad no supone ninguna barrera para desempeñar dicho empleo.

En este caso, y a menos que la oferta de empleo indique lo contrario, no es necesario demostrar en tu CV que tienes una discapacidad ni el grado de la misma. Al fin y al cabo ¡lo que la empresa valorará serán tus aptitudes!

Consejo nº5 - solicita empleos específicos. En caso de que no tengas éxito al encontrar puestos de trabajo abiertos a todo tipo de candidatos, puedes buscar puestos específicamente publicados para personas con discapacidad. Todas las empresas de más de 50 trabajadores están obligadas a tener una cuota de reserva de discapacitados del 2% del total de sus trabajadores. ¡Así que tienes un mercado laboral donde moverte!

Dichas ofertas de empleo se publican en portales especializados como Disjobs, Mercadis, Portalento o Fundación Adecco. En este caso, será necesario que indiques tu discapacidad en tu CV y que adjuntes la acreditación correspondiente e incluso, una carta de motivación.

Consejo nº6 - pide ayuda. Si te ves agobiado con la búsqueda de empleo, muchas fundaciones como Adecco, ONCE o Randstad pueden ofrecerte orientación laboral específica para tu situación personal.

Busca de trabajo pasiva

Consejo nº7 - deja que otros busquen por ti. En la búsqueda pasiva de empleo, lo único que tienes que hacer es registrarte en páginas como Conacee, Fundación Good Job o Grupo Sifu.

Al funcionar como agencias de empleo y colocación, lo único que tienes que hacer es enviar tu CV actualizado y la agencia se encargará de realizar las gestiones necesarias para encontrar una empresa cuyas ofertas de trabajo encajen con tu perfil profesional y tu tipo/grado de discapacidad.

Mucha suerte en la búsqueda y, ¡a por todas!