Además de mediante vías para reducir gastos y generar más ingresos, la mejor manera de mejorar nuestras finanzas es crear un flujo de ahorro constante y cotidiano. Es la única manera efectiva de crear un colchón de dinero sin grandes esfuerzos que además nos generará tranquilidad de cara a gastos imprevistos o situaciones inciertas como la que estamos viviendo.

La importancia de ahorrar desde el hogar

El ahorro es una parte fundamental de la organización vital tanto si vives solo/a como si tienes una familia con la que compartir la responsabilidad financiera. Conocer tu propia economía personal te permite consumir de manera más consciente, estar preparado/a para potenciales imprevistos, evitar gastos superfluos, proponerte sueños o metas concretas e incluso ayudar económicamente a otras personas.

Por otro lado, al tener familia la importancia del ahorro se multiplica exponencialmente porque existen más personas que dependen de la seguridad económica del hogar. Según las encuestas, las familias españolas suelen ahorrar para poder hacer frente a emergencias, para tener dinero para sostener su nivel de vida en el futuro y para ayudar a sus hijos con la educación, independencia y demás procesos vitales. De media, en España se ahorra unos 300 euros al mes por hogar. Y tú ¿estás por encima o por debajo de la media?

Consejo: haz partícipes a todos los miembros de la situación y administración de la economía familiar. Un plan conjunto contribuye tanto a la buena gestión de las finanzas del hogar como a la comunicación familiar y a la adquisición de responsabilidad en los más pequeños.

Con los trucos de ahorro que te mostramos a continuación, podrás reducir tus gastos, aumentar tus ahorros y, en definitiva, mejorar tus finanzas personales:

Ahorrar en las facturas

Sin darnos cuenta, en nuestro día a día incurrimos en muchos gastos innecesarios en las más pequeñas rutinas del hogar: mantener el grifo abierto mientras nos enjabonamos la cabeza, pensar qué cenamos con la puerta de la nevera abierta, dejar enchufado el cargador del ordenador aunque no lo estemos usando... Pequeños gestos que pueden suponer un gran ahorro en tus facturas. A continuación te damos algunos trucos para añadir a tus hábitos que te ayudarán a gastar menos:

Ahorrar energía

  • Lava con agua fría. Por supuesto no hablamos de que te duches con agua fría en invierno (aunque dicen que es buenísimo para la salud). Pero calentar el agua supone un gasto energético que en muchos casos puedes ahorrarte: al lavarte los dientes, al limpiar los platos, al pasar la fregona, al usar la lavadora, etc. Por ejemplo, si lavas la ropa a 60º gastarás más de 1000 Wh, mientras que a 30º no llegas a los 500 Wh, es decir, que puedes ahorrar la mitad en la factura eléctrica o de gas solo con lavar en frío.
  • Planifica la iluminación. Más del 25% de la factura de la luz suele centrarse en la iluminación de la casa, sobre todo en invierno. Instala reguladores de intensidad y bombillas de bajo consumo, lo que te permitirá ahorrar hasta 8€ al año por bombilla. ¡Haz las cuentas!

Además de planificar las horas de consumo de luz y aprovechar las horas de luz natural, también puedes pintar las paredes de un color claro, que ayuda a no necesitar tanta iluminación en casa.

  • Apaga luces. Sí, sabemos que parecemos tu madre, pero es que dejar las luces encendidas o aparatos sin apagar por completo puede suponerte una pérdida económica de más de 5€ al mes. ¡Apaga las regletas por la noche!
  • Revisa las instalaciones. A veces realizar una inversión ahora nos puede ayudar a ahorrar mucho más en el futuro, sobre todo si vives en una casa vieja. Realiza una revisión y pide presupuesto para reparar ciertas instalaciones o para instalar nuevas versiones más eco. En el caso del gas, puedes ahorrar hasta un 10% en tu factura si la instalación se mantiene en buen estado.
  • Utiliza el aire acondicionado con consciencia. Además de ir vestido acorde a la temporada del año, mantener el termostato en 20-23º y utilizar el ventilador, es importante que hagas un buen uso y cuidado de tu aire acondicionado con los consejos que te dimos sobre él

  • Poner alfombras. Puedes reducir tu consumo de energía entre un 20-40% porque mejora el aislamiento de cualquier habitación y le da “calidez” a suelos fríos de mármol, cerámica o porcelana. En otras palabras, además de aportar decoración a tu casa, una alfombra puede ayudarte a ahorrar hasta 5€ al mes.
  • Utiliza las persianas. Abre las persianas y las cortinas para que entre el sol durante el día y ciérralo todo por la noche para evitar que se escape el calor y entre el frío de fuera.
  • Ventanas aislantes. Otra medida que requiere un poco de inversión en el momento pero que puede hacer que te ahorres hasta un 20% en tu factura de la luz. ¡Ahorro energético para tu bolsillo y para el planeta!

Ahorrar agua

  • Instalar grifos de ahorro. En el mercado existen decenas de modelos que pueden ayudarte a ahorrar agua e incluso energía: grifos termostáticos, con temporizador, electrónicos, complementos, etc. Así usarás el caudal de agua que necesites o la temperatura correcta.
  • Mejor ducharse que bañarse. Hace mucho que los baños de espuma en casa no están de moda ¡Y con razón! Una ducha te permite ahorrar hasta 70 litros de agua en comparación con darse un baño, ¡y también puedes disfrutarla como relax recibiendo el suave masaje del chorro de agua!

  • Poner la lavadora y el lavavajillas al máximo de capacidad. Poner la lavadora siempre llena puede ayudarte a ahorrar más de 100€ al año. Si no puedes llenarla por lo que sea, utiliza los programas cortos con menos agua, revoluciones de centrifugado y tiempo de lavado.

    Además, utilizar el lavavajillas ayuda a ahorrar un 60% de agua en comparación con lavar los platos a mano.

  • Respeta el uso del inodoro. No tires basura por el inodoro. No solo porque crea problemas medioambientales y gastos económicos colectivos, sino porque desperdicias una cantidad ingente de agua. En la factura del agua del mes, el 30% del consumo del agua suele provenir del inodoro. ¡Casi dos tercios de lo que pagas! Si puedes, incluso sería conveniente aplicar una cisterna de doble descarga para usar menos agua.

Ahorrar en las compras

Muchos otros gastos cotidianos suceden fuera del hogar, ¡pero con estos pequeños trucos puedes acostumbrarte a ahorrar dinero también fuera de casa!

Comida

  • Comprar alimentos de temporada. Casi un 15% de los ingresos de un hogar se utilizan para comprar alimentos. Afortunadamente, los alimentos de temporada suelen ser más baratos porque abunda la oferta y, además, encajan a la perfección con las necesidades nutricionales de la estación. ¡Melones en verano y calabazas en invierno!
  • Comer más sano. Primero, porque los alimentos frescos suelen ser más baratos que los procesados. Pero sobre todo porque la salud es una fuente de gastos a largo plazo que, además de afectar a tu bolsillo, afectará a tu vida en general. Sigue los movimientos de alimentación saludable en Internet para estar al día de cómo cuidar tu cuerpo, tu bolsillo y al planeta con tus comidas.

  • Planificar la compra y los menús de la semana. Además de evitar comprar en exceso y que luego los productos caduquen, también evitaremos gastar dinero en caprichos que no necesitamos ni se ajustan a nuestra dieta ideal. Además, así podremos organizar mejor la nevera para que no pierda frío, aprovechar todas las verduras que se estropeen con más rapidez y muchas otras consecuencias positivas de planear tus comidas.

Ropa

  • Ropa de segunda mano. Antes de salir a comprar, pregúntale a tus amigas o familiares si tienen la prenda que andas buscando o si tienen ropa que ya no quieren. Te sorprenderás de toda la ropa que puedes conseguir sin pisar una tienda. También existen muchas tiendas y apps de segunda mano donde encontrar ropa de calidad a mucho mejor precio. ¡Es más! Además de ahorrar, puedes ganar un dinero extra para tus ahorros vendiendo la ropa y demás artículos que ya no uses.
  • Rebajas. No acudas a las rebajas sólo por comprar, planifica tus compras y compara las ofertas de distintos establecimientos a través de sus páginas webs o en las app de catálogos. Aprovecha las rebajas para hacerte con prendas básicas de armario o prendas que llevas un tiempo buscando sin dejarte mucho dinero. Aprende a distinguir los chollos de los timos.

Otras compras

  • Reparar objetos. Antes de tirar algún objeto o aparato de calidad, piensa si lo puedes reparar. Más del 40% de las cosas que se tiran se podrían haber reparado. Muchas veces es más económico que comprar uno nuevo, ¡y el planeta te lo agradecerá! Incluso puedes aprender a coser, a reparar el cableado o mejorar muebles para hacerlo tú mismo/a en casa ¡con la ayuda indispensable de Youtube!
  • No compres, pide prestado o alquila. Puedes ir a la biblioteca a buscar ese libro que tanto te quieres leer o pedirle a tu hermana que te deje su taladradora para colgar unos cuadros en casa, pero también existen las bibliotecas de cosas donde puedes pedir prestado muchos aparatos, objetos, juguetes, etc. Antes de comprar, consulta a tu círculo social.

  • Aprovechar los folletos. Si aún así necesitas comprarte algo, no dudes en ahorrar dinero con promociones, descuentos, cupones u ofertas. Existen páginas con todos los folletos de ofertas disponibles y si no lo encuentras en una tienda, seguro que otra tienda lo tiene en descuento. Invertir tiempo en buscar te ayudará a ahorrar dinero después. También puedes hacerte con tarjetas de fidelización de los establecimientos que más frecuentas para ir ahorrando dinero sin prisa pero sin pausa.

Esperamos que con estos trucos para ahorrar en el hogar no sólo ahorres mucho dinero, sino que también te vuelvas más consciente de tu consumo y podamos ahorrar en recursos por la salud del planeta y por lo tanto, la nuestra propia.