Las deudas son un peso tanto económico como mental, y no deberían formar parte de tu economía personal de manera habitual. Puntualmente podemos pedir un préstamos para comprarnos algo que realmente necesitamos -como un coche para trabajar o una operación en el dentista-, pero debemos evitar pedir préstamos para comprarnos productos que no son inminentemente necesarios y para los que podemos ir ahorrando poco a poco -una televisión 4k, un reloj caro o un sofá nuevo.

En caso de que hayas incurrido en deudas y no sepas muy bien cómo organizarte financieramente, aquí te proponemos 5 pasos para ir liberándote de tu endeudamiento paulatinamente.

Paso 1. Aceptar que tienes deudas

El primer paso para salir del endeudamiento es reconocer que hemos generado deudas y que debemos priorizar el pago de las deudas por encima de la compra de otros productos.

Si las deudas provienen de gastos que son relativamente innecesarios, se requerirá más capacidad emocional para aceptar que esas deudas son un peso que nos hemos impuesto de manera innecesaria y que es nuestra responsabilidad reajustar nuestra economía para hacer frente a los pagos.

Paso 2. Calcular las deudas

Para comenzar a devolver nuestras deudas primero tenemos que conocer el estado total de todos los préstamos que hemos pedido.

No vale simplemente con sumar todo lo que debemos, porque algunas deudas puede que sean personales y otras serán préstamos con distintos intereses.

Lo más sencillo es crear una tabla para poder ver todas tus deudas de un vistazo. Las columnas y su contenido sería algo así:

  • Motivo: lavadora, vacaciones 2019, coche
  • Cantidad por pagar: 400€ 1200€, 2000€…
  • Prestamista: tío Manuel, El Corte Inglés, Caixa Bank...
  • Método de pago: en mano, pago mensual a través de tarjeta, transferencia periódica mensual…
  • Interés: ninguno, 2,8% TAE, 5,25%…
  • Plazo de pago: antes de Navidad, ninguno, 8 meses...

Paso 3. Calcular tus finanzas personales

El siguiente paso sería calcular tu economía actual sin contar las deudas.

Para ello tenemos que hacer una lista de todos los ingresos y todos los gastos -tanto fijo como variables-. Puedes utilizar plantillas como el método Kakebo, crear tu propio documento de Excel o utilizar apps de finanzas como Fintonic o Money Manager.

Al terminar deberías tener una cantidad aproximada del dinero que te queda a final de mes después de haberle restado a tus ingresos todos los gastos fijos -facturas, seguros, alquiler, etc.- y todos los gastos variables -comida, transporte, ropa, restaurantes, cultural, etc...

Paso 4. Crear un presupuesto

Una vez que sepas cuánto tienes a final de mes y a cuánto asciende tu total de deudas, es hora de priorizar. Si es posible, te recomendamos que finiquites tus deudas en un solo pago, aunque eso suponga varios meses de apretarte el cinturón y no realizar ningún gasto extra.

Aunque suponga un esfuerzo económico grande, es la mejor manera de aliviar tu carga mental y vivir con mayor tranquilidad.

En caso de que tengas que ir pagando las deudas poco a poco -que sería lo normal-, lo mejor es que establezcas un sistema de prioridades. Comprueba el dinero disponible a final de mes que has calculado y ve repartiendo las cantidades siguiendo el siguiente esquema de prioridad de pago:

Deudas con cuotas fijas

Estas deudas están domiciliadas en tu cuenta bancaria, por lo tanto, es importante que tengasen cuenta que siempre tiene que haber dinero suficiente en tu cuenta para que se efectúen los pagos. Si no, puedes incurrir en penalizaciones. Siempre puedes hablar con la entidad que te ha prestado el dinero para cambiar la cantidad, la periodicidad de los pagos o incluso la fecha límite.

Deudas a punto de vencer

Cualquier retraso en el pago de las deudas con entidades financieras puede conllevar una penalización, lo cual supone más dinero a pagar.

Centra tus esfuerzos en pagar aquellas deudas cuya fecha límite está más cerca, independientemente de la cantidad.

Deudas con intereses elevados

Cuánto más tardes en pagarlas, más dinero tendrás que gastar. Por eso es importante que las vayas pagando de manera regular o que las pagues de un solo golpe para que no te cobren más intereses.

Deudas de cantidades pequeñas

Pagar cualquier deuda pequeña permitirá reducir tu lista de deudas y te ayudará a aliviar el peso mental del endeudamiento.

Deudas a largo plazo

Cuánto más tiempo tengas para pagar y menor sea el interés que te cobran, menos prioridad tendrá la deuda en tu presupuesto.

Muchas deudas personales -de amigos, familiares, compañeros- no tienen intereses o fechas límite. Aunque son las deudas menos prioritarias porque las personas prestamistas confían en ti, no te olvides de hacerles una actualización de tu presupuesto y asegurarles de que has calculado cómo devolverles su parte.

Si son cantidades realmente pequeñas, quizás te merezca la pena pagarlas cuanto antes.

Paso 5. Ganar dinero extra

Si al crear tu presupuesto y apretarte el cinturón resulta que no tienes suficiente dinero para pagar tus deudas fijas, quizás es un buen momento para generar un dinero extra.

Puedes hacer limpieza en casa y vender cosas que ya no necesitas a través de plataformas como Wallapop o Vinted; también puedes realizar trabajos simples en internet como completar encuestas o realizar transcripciones; o incluso puedes trabajar a tiempo parcial creando un programa de afiliados, escribiendo, haciendo fotografías para bancos de imágenes, etc.

Revisar nuestra salud financiera como clave de aprendizaje (H2)

Es fundamental para no repetir el ciclo de endeudamiento de nuevo.

Es necesario reflexionar sobre las decisiones que hemos tomado y el tipo de consumo que tenemos para entender porqué hemos acumulado cierta cantidad de deudas y aprender de nuestros errores. ¡Todas cometemos errores!

Puedes examinar la cantidad de gastos superfluos que realizas con la tarjeta de crédito o por qué tiendes a comprarte cosas caras que no son imprescindibles cuando no tienes el dinero necesario.

5 consejos extra para evitar generar deudas

Aquí te dejamos 5 pequeños consejos para prevenir el endeudamiento:

  • Limita el dinero que puedes utilizar cada mes en tu tarjeta de crédito
  • No pidas préstamos rápidos para pagar deudas
  • Realiza gastos en base a tu capacidad financiera
  • Crea un flujo constante de ahorros para el colchón de emergencia
  • Consume con consciencia ¡ya tenemos muchas cosas que no necesitamos!