No hay duda que 2020 va a ser un año que todos vamos a recordar. Estamos viviendo una época muy difícil en la que el impacto del coronavirus se ha llevado vidas y trabajos. Más de 3 millones de personas están en el paro en España y marzo ha reflejado los peores registros desde 2013. Perder un trabajo conlleva un trauma emocional, además de económico.

Con este post, quiero contarte mi experiencia para ayudarte a afrontar esta mala racha y actuar para cambiar esta situación lo antes posible. Antes que nada, me gustaría decirte algo: no hay nada de qué avergonzarse y permítete pedir ayuda, no eres menos por ello.

Mantente animado y cuida tu autoestima

Aprovecha este momento y, si puedes, tómate una semana o dos de vacaciones, pero no alargues más esta etapa para que no se convierta en rutina.

Una vez pasadas tus semanas sabáticas es hora de ponerse en marcha. Crea tu propia rutina diaria en la que incluyas desde, al menos 45 minutos de ejercicio para mantener cuerpo y mente activos, hasta cursos gratuitos online para aprender sobre algo que te guste. Motos, moda, punto de cruz, física cuántica… ¡Lo que sea! Aprovecha este momento para ti, para estar en contacto con tu círculo cercano y para hacer algo que te haga disfrutar.

¡Una cosa más! Ahora que tienes tiempo dedícalo para hacer un favor o ayudar a alguien, pero sin pedir nada a cambio.

Revisa tus gastos

Sé que esta parte no es nada divertida, pero tienes que hacerlo y más si esta situación, desgraciadamente, se alarga.

Ahora que tienes tiempo, inviértelo en revisar tus cuentas. Te sugiero la “operación acordeón”. Los expertos lo llaman hacer un presupuesto “base cero”, es decir eliminar o cambiar todos aquellos gastos superfluos, cambiar a proveedores más baratos (de seguros, de electricidad, supermercado… etc.). Para hacer comparativas de precios te recomendamos rastreator.com

Cuando hayas llegado a al mínimo que puedes gastar concédete dos gastos al mes que te hagan sentir bien. Eso sí, haz una estimación de cuánto puedes dejar para estos caprichitos. Un consejo: no gastes en aparentar, gastamos demasiado dinero para impresionar a los demás.

Genera ingresos extra

Como decíamos, tienes tiempo. Existen muchas webs que te pagan por tu tiempo y habilidades como Fiverr, Upwork o Taskrabbit, donde podrás ganar un dinero extra gracias a dar tus servicios como escritor, manitas, repartidor… Busca qué puedes ofrecer.

Haz limpia de casa y armario y aprovecha para vender lo que no quieres en Wallapop, Vibbo o en tiendas de segunda mano. Si a ti no te sobra nada, que lo dudo, a lo mejor puedes hablar con tu abuela o un vecino mayor y ayudarle a vender cosas online; a alquilar esa plaza de parking que tiene vacía; o a poner en Airbnb fuera de temporada la casa de la playa, llevándote a cambio una comisión. Eso sí, no te olvides de hablarlo abiertamente en familia, que ya se sabe que los primos son más envidiosos todavía que los cuñados…

Prepara tu CV

En mi trabajo anterior revisaba currículos y hacía unas 50 o 100 entrevistas a candidatos al año, así que algo sé de esto. A continuación, te doy unas pautas generales para no hacer este artículo muy extenso, y aquí te dejo paso a paso cómo hacer tu CV por si te interesa mejorarlo.

  1. Visual: haz un currículo que se quede en la mente de los reclutadores, ellos ven cientos de CVs al día. La clave es que sea atractivo, pero minimalista, no nos pasemos con los colorines y formatos raros. Aquí te dejo un montón de plantillasque puedes utilizar.
  2. Orden y limpieza: presenta la información de manera ordenada y que sea fácil de leer para el reclutador, no queremos un batiburrillo de información desordenada.
  3. Un currículo para cada puesto: los CVs y las cartas de presentación se deberán ir adaptando en función de la empresa a la que la mandes. De esta forma, podrás destacar más o menos ciertas habilidades, formación o experiencias según el puesto al que apliques.
  4. Busca consejo: pregunta a alguien que este en el mundo de los recursos humanos para que te pueda indicar qué cosas mejorar antes de enviarlo. LinkedIn es una red maravillosa donde podrás encontrar profesionales que te echen una mano sin pedirte nada a cambio. Aquí te contamos cómo encontrar empleo por LinkedIn sin acceder a las ofertas.

Cuando tengas esto listo, crea un plan con objetivos para empezar a enviarlo. Por ejemplo, ponte como objetivo que al menos 20 personas tienen que recibir tu currículo cada semana. Una semana después, llama para pedir una entrevista. ¿Sabías que las ventas requieren un promedio de 8 llamadas de vendedor? No temas ser pesado, pero sé siempre educado. Envía, practica, llama, pregunta, pide oportunidades. Sin desfallecer. Es tu trabajo ahora y deberías dedicarle un mínimo de 4 horas diarias.

¡Ah! Ojo con tus redes sociales, algún reclutador podría echarles un vistazo para ver qué publicas y puede ser un factor decisivo para que te llamé o no.

Networking, networking, networking

Networking es el trabajo de trabajar con tus contactos. No importa si es en un banco o como rider, como dependienta o como fashionista, la mejor manera de conseguir trabajo es activar contactos. Aprovecha LinkedIn para buscar nuevos contactos o agregar a los que ya conoces. Aquí te damos trucos para exprimir LinkedIn y encontrar empleo en esta red. También puedes aprovechar a hacer lista de empresas y contactos de tu interés para llamarles y conectar con ellos para pedirles oportunidades laborales.

Cuando tengas una entrevista prepárala

Para hacer un buen partido, hay que entrenar antes. Lo mismo con las entrevistas de trabajo. Los nervios nos pueden pasar una mala jugada y es mejor ir con un buen entrenamiento. Búscate un “entrenador” si puedes o contacta con alguna persona que tenga experiencia en entrevistas candidatos y te pueda aconsejar.

Si no te seleccionan no te lo tomes como algo personal. Revisa qué puedes hacer mejor y a por la siguiente oportunidad. Lo importante es no desfallecer. Recuerda, tu trabajo es buscar trabajo, hasta que encuentres trabajo. ¡Mucha suerte!

Envía tus comentarios o anécdotas que quieras compartir a [email protected]